Gráficos, esencia y explotación.

A lo largo de los años hemos visto el salto de calidad que han dado las imágenes, los vídeos siendo procesados con una resolución pasmosa pero con ello se ha perdido la parte que enganchaba al público, la esencia.

En la industria de la televisión, concretamente, en los dibujos animados, nos encontramos con un claro ejemplo de calidad de imagen contra la esencia y estos son Los Simpsons, una gran serie que, con el paso del tiempo, ha visto incrementado sus detalles de dibujo pero empeorando su humor llegando a cambiar la “personalidad” de cada uno.

Por otro lado, nos encontramos con otra industria que se ha visto muy afectada en este fenómeno, la de los videojuegos, dónde lo menos importante eran los gráficos y lo que se buscaba era el entretenimiento y la diversión. Hay un juego al que le tengo especial cariño, ese es Super Mario Land, para la primera Game boy, la que no tenía color. Ahora, Mario ha sido explotado hasta un punto inimaginable, teniendo una gama muy variada pero que, ni de lejos, me satisface una décima parte. Otro con el que hicieron lo mismo es Sonic, cuando lo jugaba en la SEGA se me pasaba el tiempo rapidísimo y me divertía mucho, en cambio ahora hicieron lo mismo que con Mario.

Podría poner muchos más ejemplos, pero… considero que los gráficos no hacen mejor sea juego sea serie, tampoco creo que lo conveniente es exprimirlo hasta sacarle todo el jugo, se debe tener en cuenta eso que tanto se pierde con el paso del tiempo por el dinero, la esencia.